Red de casas Don Bosco

Red de Casas Don Bosco

La Red de Casas Don Bosco es una obra salesiana que brinda experiencia de hogar y formación humana y cristiana. Así como también, educación para el trabajo, inserción a la familia y a la sociedad, con la metodología y carisma salesiano.

Un poco de historia: 

Para finales de la década de los 70 crecen las zonas marginales en las principales ciudades del país y los jóvenes viven inseguros y desorientados, comienzan a aparecer los llamados ‘muchachos’ de la calle: caminan como vagabundos, tristes, sin trabajo y sin casa, expuestos a todo. Evidentemente, allí juegan, pelean, aprenden el ocio y todo lo malo, lo más doloroso es que nadie piensa en ellos. Esta visión de la realidad lleva a los salesianos a preguntarse, como lo hizo una vez Don Bosco: ¿Qué hacer para salvar a tantos jóvenes? ¿Cómo ayudarles para que sean buenos cristianos y honrados ciudadanos? ¿Cómo prepararlos para que sean capaces de enfrentar la situación que los rodea? 

El P. Lorenzo Stocco, joven sacerdote, al que los Superiores habían encargado de este proyecto, empezó el trabajo, sin mucho ruido, con poquitos muchachos, pero con entusiasmo, constancia, y dedicación. Poco a poco fueron conociendo al “cura amigo”, como cariñosamente le decían. En verdad, el P. Lorenzo es un hombre extraordinario, lleno de mística y de un amor único por los muchachos, con un corazón grande y sin barreras. Así, empezó a recorrer calles y avenidas, plazas, parques, centros comerciales, sitios específicos en donde se encontraban niños de la calle y se rodeó de jóvenes salesianos, de amigos, y de grupos juveniles de la familia salesiana. Uno de los lugares fue la Plaza Venezuela; había limpiabotas, pedigüeños, muchachos ociosos que no hacían nada.

Se hizo amigo de ellos y comenzó su trabajo. Los ‘muchachos’ se preguntaban: “¿Quién es ese Señor que se interesa de nosotros?”. “Después de unos días de trabajo y de conocimiento de los muchachos —testimonia el P. Lorenzo Stocco—, los sábados los llevaba en autobús a la piscina de Altamira, en el Colegio Don Bosco. ¡Ése era el momento más esperado y alegre! ¡Era un encuentro de amigos! Así pasaron varias semanas y meses… hasta que un día el Padre los llevó a Los Teques, al Colegio Santo Domingo Savio. Y se entusiasmaron. Era toda una aventura.

Algunos estudiantes universitarios y jóvenes de las obras salesianas prestaron su colaboración, lo que permitió organizar un grupo de animación y seguimiento de los muchachos. El cierre del Internado del Colegio Domingo Savio de Los Teques favoreció la aventura. Por fin, después de varios estudios y experiencias previas, el 2 de octubre del 1979, se abrió la Casa Don Bosco, en la ciudad de Los Teques.

La casa de Los Teques era el hogar improvisado, temporáneamente, mientras se conseguía una casa definitiva para poder albergar a unos 25 a 30 niños y adolescentes de las primeras pesquisas de la calle. Para ese entonces seguía al frente de esta obra el Padre Lorenzo Stocco. En 1984 se trasladó la Casa Don Bosco a Valencia, a la sede de la Escuela Agronómica Salesiana de Naguanagua que, a su vez, había emigrado a la nueva sede de Barinas.  La Casa Don Bosco ha crecido, se ha multiplicado, se ha extendido por otras ciudades del país y se ha convertido en una Red: Asociación Civil Red de Casas Don Bosco.

En 1994, con motivo de la celebración de los 100 años de la llegada de los Salesianos a Venezuela, la Inspectoría se comprometió a profundizar y a extender la acción y atención a los niños de la calle. En el año 2003 fue constituida legalmente, la “Asociación Civil Red de Casas Don Bosco”, sin fines de lucro, cuya preocupación es atender a los NNAJs en situación difícil y alto riesgo, abandono económico, social y moral, mediante la creación de obras y servicios y la realización de actividades educativas, deportivas, asistenciales, culturales, tecnológicas, artísticas y religiosas, y estimular a personas naturales, jurídicas o privadas con estos mismos ideales.

Actualmente los centros de la AC Red de Casas Don Bosco para la atención a niños, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad son 8, en las cuales se atiende a un estimado 660 beneficiarios:

  • Residentes: 190
  • Externos del Patio Abierto: 500 aprox.
  • Atendidos en Gestión de Casos: 125
  • Atendidos en Apoyo Psicosocial: 50

Exceptuando la Casa de Valencia, todas las casas están animadas por laicos. Estas Casas Son:

  • Casa Don Bosco Valencia.
  • Fundación Don Bosco Mérida.                                                
  • Casa Don Bosco Puerto La Cruz. 
  • Casa Don Bosco Sarría – Caracas.
  • Casa Hogar María Auxiliadora – Valencia.
  • Casa Hogar Domingo Savio – Caracas.
  • Casa Hogar Miguel Magone – San Félix.
  • Ciudad de Los Muchachos Don Bosco “Dr. Alfredo J González” – San Cristóbal.

La población objetivo en las Casas Don Bosco son niños, niñas, adolescentes y jóvenes entre 07 y 18 años de edad en las siguientes condiciones de riesgo social:
– Que vivan en la calle que no se hayan iniciado en el consumo de drogas y que no padezcan de alguna discapacidad física, motora o intelectual.
– Víctimas de maltrato.
– Abandonados por parte del núcleo familiar.
– Huérfanos.
– Que trabajen en la calle y estén desvinculados de su núcleo familiar.

En estas casas se les ofrece Salud, Educación, Alimentación, Seguridad, Valores, Deporte y Recreación.  

Misión de la Obra 

Desarrollar una amplia acción educativa pastoral de solidaridad y prevención a favor de niños y adolescentes que viven en circunstancias especialmente difíciles por su exclusión social, ofreciéndoles una experiencia de hogar al estilo salesiano, una educación integral humano cristiana, una esmerada educación para el trabajo, una gradual inserción en su familia y en la sociedad con el fin de que se conviertan en agentes transformadores de la sociedad, como honrados ciudadanos y buenos cristianos. 

Visión de la Obra 

Ser una institución altamente efectiva en la atención y protección integral de niños, adolescentes y jóvenes en situación de riesgo para promover el bienestar social de su entorno. 

Objetivo de la Obra

Desarrollar una amplia acción educativo pastoral a favor de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes quienes sufren severas situaciones de vulnerabilidad, especialmente los más pobres y necesitados, sus familias y educadores, brindando espacios seguros, viviendo el carisma salesiano, promoviendo experiencias innovadoras, el trabajo en red entre casas hogares y la integración de personas y organizaciones tanto públicas como privadas, con la finalidad de restituir sus derechos fundamentales, procurar su bienestar integral, y que se conviertan en agentes transformadores, independientes y productivos en la sociedad.